Abandonados por papá
Los niños que sufren el rechazo de su papá, se sumergen de lleno en una experiencia dolorosa que les acompañará el resto de su vida. Las necesidades básicas de amor y aceptación han quedado al descubierto. Es común que afloren sentimientos y pensamientos negativos, tanto sobre uno mismo (“no valgo, no sirvo”) como sobre los demás (“desconfianza, dudas”).

Generalmente los hijos son abandonados más por el padre biológico. Y cada vez se observa con más frecuencia la resistencia de éste para reconocer a sus hijos biológicos cuando fueron engendrados fuera del matrimonio.

Aunque existan razones importantes, hay que rehuir de justificar un comportamiento de abandono. Aunque, ante todo has de saber perdonar ya que cosechar rencor no una táctica saludable.
Se da el caso de hombres que renuncian al calor del hogar con bastante desapego. En realidad hablamos del comportamiento de alguien egocéntrico e inmaduro, que jamás llegó a comprometerse, nunca le importó el hogar que fundó.

En cambio, otros hombres, optan por alejarse del hogar tras un recorrido de sufrimiento y dudas, que implica una profunda pérdida y separación de los hijos pequeños que se quedan.

También puedes encontrar situaciones de “abandono parcial”. Debido a la ruptura amorosa con la esposa, el papá deja físicamente a su familia, pero la continúa asistiendo económica y emocionalmente. Además, están aquellos que por razones laborales tienen que ausentarse largos períodos…

La formación de la personalidad del individuo se desarrolla desde los primeros años de vida. De este modo, la elección de la profesión, el tipo de trabajo, la elección de la pareja, sus rasgos de personalidad, se prefabrican en la mente del individuo antes de los ocho años. El componente de influencia directa de la personalidad de sus progenitores está ahí, al igual que la escuela y su contexto social.

Si falta la figura paternal, pieza clave del puzle, aparecerán carencias profundas.