Actividad de la lectoescritura
Todos los menores deben tener la oportunidad de acceder a la cultura, ya sea de forma oficial o bien extraoficial. Y para ello han de saber leer y escribir correctamente.

Cuando los niños comienzan la enseñanza primaria (a los seis años de edad) unos saben leer y otros no. Y al terminar dicha etapa escolar hay todavía niños con un fuerte rechazo y desmotivación hacia esta práctica. Sería necesaria una apuesta por la Enseñanza Precoz para favorecer el potencial del niño que, por lo general, es mucho más significativo de lo que se acostumbra a creer.

El próspero desarrollo del lenguaje es fundamental ya que la integración social dependerá de dicho factor. Con la lectura el niño realiza el trabajo de imaginar la realidad plasmada y confiere un significado global al texto. En este sentido, a medida que los alumnos se enfrentan al texto escrito se va construyendo la intención del escritor y se ponen en juego los conocimientos que se poseen sobre el tema, las pistas que da el propio fragmento y una serie de estrategias basadas en la mera actividad lectora.

La introducción de la cultura en los hogares es más fácil con una oportuna enseñanza de la lectoescritura escolar. La triste realidad nos muestra como en la mayor parte de las aulas presentes en todo el mundo no se han apropiado de determinados recursos. Lo que se continúa es centrando la tarea alfabetizadora en ejercicios vinculados con letras, sílabas y palabras. Todavía hay niños que en sus colegios hacen lo mismo que hicieron sus padres y sus abuelos.

Asistimos a una civilización tecnológica sofisticada que nos brinda amplias posibilidades de conocer. Y los padres y docentes deben utilizar métodos concretos para tratar de captar la atención del niño hacia el proceso de la adquisición de la lectura y la escritura.