Alimentos peligrosos en el embarazo
Existen ciertos tipos de alimentos que podrían afectar a la madre, que se encuentra propensa a las infecciones, y no son adecuados para la formación del bebé. Es necesario tener en cuenta que el bebé se alimenta a través de la madre, por lo que es imperante la buena alimentación de ella.

Durante el embarazo lo importante es seguir una dieta balanceada y tratar de evitar lo excesos.
Aunque no se trate de alimentos, habrá que olvidarse del alcohol y del tabaco.

En realidad no hay alimentos que no se puedan ingerir, sólo debe restringirse el consumo de café, incluyendo las bebidas gaseosas, cola, el té negro, verde y la sal.
Pero hay que tomar algunas precauciones con algunos alimentos.

Debes evitar los alimentos considerados como factor de riesgo, por la posibilidad de infección, ya que la inmunidad de la mujer embarazada se debilita, es decir, el organismo se defiende mal y el riego de enfermedad es superior. Además el organismo del bebé se está formando, por lo que es especialmente frágil.

Por lo tanto, deberás evitar:

– todos los quesos a base de leche cruda, puesto que pueden transmitir la listeriosis.
– verduras que estén en contacto con la tierra o que estén mal lavadas, ya que pueden transmitir parásitos o gérmenes.
– el agua no potable o de origen dudoso; lo mejor es el agua mineral embotellada.
– carnes o pecados crudos o semicrudos, salazón, charcutería cruda o mal controlada, carnes o pescados en mal estado, o animales de caza.

Si tienes problemas para digerir bien, es recomendable que bebas un poco más que de costumbre, que tomes mucha verdura y fruta (bien lavada y/o hervida), especialmente ricas en fibra.