Almacenar la leche materna
Sobre la lactancia materna hay que aprender mucho, no te creas que se nace sabiendo. ¿Has oído hablar del tema del almacenamiento de la leche materna? Si estás amamantando a tu recién nacido, deberás esperar al menos entre dos o tres semanas antes de empezar con la extracción de la leche de tus pechos, ya que todavía tu cuerpo está produciendo bastantes calostros. Una vez que el suministro de leche sea regular, puedes comenzar a extraerla y almacenarla.

La leche materna puede mantenerse a temperatura ambiente mucho más tiempo que la leche de vaca. Pero una vez que la leche haya sido introducida en el refrigerador o en el congelador, cuando la saques para dar la toma al niño, esta sólo durará una media hora a temperatura ambiente. Lo mejor que puedes hacer es comprar bolsitas o botellas desechables para guardar la leche.

Debes etiquetar el recipiente donde la metas finalmente con la fecha de la extracción. Este control te permitirá saber cuál es la que debes utilizar antes. DE todas formas, si sigues teniendo dudas, recuerda que la leche puede durar en un congelador que esté a -20 grados Fahrenheit hasta un año. En un congelador normal, se puede almacenar la leche durante seis meses, y si el congelador mantiene su temperatura demasiado suave, lo mejor es que sólo la mantengas 3 meses.

No te olvides de que los líquidos se expanden al congelarse así que si finalmente has utilizado bolsas de congelación, dejas una pulgada en la parte superior para cuando la descongeles. Si te vas de viaje, utiliza una nevera portátil con paquetes de hielo para mantenerla fresca. Por cierto, no descongeles la leche en el microondas, lo mejor es que la pongas en un cazo con agua y la pongas en la cocina, o dejes que el proceso se realice a temperatura ambiente.