Amor entre padres e hijos
El amor es el ingrediente básico que constituye la base de la vida. Es un sentimiento que no puede ser medido cuantitativamente o cualitativamente pero que, sin embargo, es vital para la coexistencia de todas las formas de seres vivos que habitan en el planeta. El amor entre padres e hijos es la base de cualquier educación. No se trata simplemente de elegir y dar al niño lo mejor, sino de conseguir que el amor que reciba le haga ser mejor persona.

Di “te quiero” a tu hijo
Estas simples palabras pueden dar al niño una gran seguridad en la vida y la fuerza suficiente para afrontar cualquier problema. Muchas veces las palabras se convierten en un puente emocional que se puede destruir si entre padres e hijos no existe el amor suficiente. Un simple “te quiero” va desarrollando un camino que fortalece la relación.

Amor entre padres e hijos
Desarrollo de los pequeños rituales
Algunas pequeñas costumbres o rituales le demostrarán al niño lo mucho que le quieres: leerle cuentos antes de dormirse, tener un día destinado a practicar deporte juntos, etc. Estos gestos le hacen entender que siempre vas a estar a su lado. Por muy duro que haya sido el día en el trabajo tú tienes una cita con tu hijo.

Confianza plena y mutua
Recuérdale que estás ahí y que le quieres tanto que entenderás y le ayudarás con sus problemas o dudas.

Recuerda que los niños se sienten solos y poco amados cuando notan que nadie les presta atención. Recuérdale con un “te adoro” que es una de las prioridades de tu vida.