Ansiedad por separación
La ansiedad por separación suele producir bastantes problemas a los niños que se encuentran en edad escolar. Un niño que tiene ansiedad por la separación de sus padres tiende a resistirse a ir a la escuela y a cualquier tipo de enseñanza que se quiera realizar en la casa. Esta ansiedad puede llegar a producir al pequeño problemas físicos como por ejemplo dolores de cabeza y de estómago. Los expertos aseguran que para muchos de los niños con este problema, es muy difícil centrarse en sus tareas escolares.

Irónicamente, un niño con ansiedad por separación puede ser continuar con un alto nivel académico a pesar de sus quejas diarias para ir al colegio. Los rasgos más comunes que caracterizan a los niños con este problema son:

– Excesiva preocupación por el cónyuge que se ha marchado de casa.
– Piensa que todos aquellos que le rodean le van a juzgar por la falta de su padre o de su madre.
– Sufren diferentes problemas de adaptación a las nuevas situaciones que les van a suceder a partir de ahora (visitas, vacaciones, etc.)

Para que el pequeño no lo pase tan mal, lo mejor que se puede hacer es hablar con él sobre la nueva situación. Hay que explicarle que los dos le seguís queriendo por igual y que las despedidas (entre él y el cónyuge que ya no vive en casa) van a ser relativamente cortas. Podéis pedir al niño que realice una lista con cosas que le gustaría hacer con cada uno, para que así vea el interés que seguís teniendo por él y que nada malo va a pasar.