Bebés que tuercen una pierna al empezar a caminar
Cuando los bebés empiezan a caminar suelen torcer una pierna ya que no están acostumbrados a guardar ese equilibrio y suelen perderlo constantemente, con lo que de forma intuitiva tuercen una pierna para poder conservarlo. No es algo por lo que debas alarmarte demasiado ya que es muy habitual en todos los bebés.

Lo que sí puedes hacer es ayudarle a encontrar la estabilidad y a que se fortalezca para que no tuerza la pierna y así caminar siempre con una buena postura. Para los bebés, el poder caminar es un logro enorme, así que hay que ir paso a paso y antes de que camine tiene que saber mantenerse de pie e ir cambiando el peso de una pierna a otra. Solo así caminará sin torcer una pierna y estará estable.

Es muy importante que le ayudes a desarrollar los músculos de las piernas con varios ejercicios, además de que también aprenda a coordinar sus movimientos. Eso no suele ser una tarea fácil ya que lo primero es aprender a mantener el equilibrio, y si intentan caminar sin saber controlarlo es cuando tuercen la pierna, además de que van rotando hacia un lado y no caminan en línea recta.

Puedes echarle un vistazo a los ejercicios para fortalecer las piernas de los bebés que escribí el otro día, van genial también para esto y conseguirás que deje de torcer la pierna al caminar. De todas formas, estas desviaciones al caminar se corrigen por sí solas antes de que el peque cumpla los 3 años, pero si ves que pasa de esa edad y lo sigue haciendo, lo mejor es que consultes con su pediatra para comprobar si tiene alguna alteración que le permita caminar de forma correcta.

En algunas ocasiones, si pasa de los 3 años y no puede caminar bien, se les suele recomendar alguna ortopedia para corregir esa anomalía, y en muy poco tiempo conseguirá caminar como cualquier otro niño y hacerlo de forma perfecta.