Beneficios de los helados para los niños
Las heladerías se llenan de vida durante la primavera y el verano. Este negocio se convierte en el gran protagonista de los meses de buen tiempo. De hecho, el plan de ir a dar un paseo y tomar un helado en fin de semana es sencillo pero a la vez, tiene efectos saludables para los peques.

¿Qué beneficios puede aportar un buen helado? Se trata de un placer refrescante en las tardes en las que las temperaturas altas crean cierta incomodidad. Los helados más nutritivos son aquellos que están elaborados en leche o en crema. Un helado puede ser un buen postre para tomar de vez en cuando durante el verano, sin embargo, la opción dominante en el menú de niños y adultos debe de ser la fruta.

Tipos de helados

Cuando compres un helado industrial puedes consultar información sobre su composición a través de la etiqueta del producto. Si buscas una opción alternativa a los helados industriales puedes elegir un producto artesanal. Entre los beneficios que aporta un buen helado es que es una fuente de calcio en la dieta infantil pero además, a la mayoría de los niños les gustan los helados. Por el contrario, no a todos los niños les gusta tomar un vaso de leche caliente.

Además, a través de libros de recetas también puedes aprender a preparar opciones de helados caseros. Siendo una buena iniciativa para pasar una tarde en la cocina con los niños y que disfruten de una receta cuyos ingredientes puedes conocer de primera mano.

Durante los meses de calor, un helado también aporta un extra de hidratación en la dieta dado que el agua es uno de los componentes principales de este producto. Un helado también aporta vitaminas y minerales.

Beneficios de los helados para los niños

Placeres que aportan felicidad

Tomar un helado también tiene un valor emocional como un ejemplo de placer sencillo que regala felicidad a niños y adultos. Por tanto, también es un deleite antiestrés con el que sumar emociones agradables al presente.