Características de los bebés de 3 meses
Los primeros meses en la vida de un bebé son asombrosos, de la noche a la mañana hacen cosas diferentes y parece que en pocas horas han crecido un montón. Cuando llegan a los 3 meses ya hay muchas cosas que hacen o que en ese momento empezarán a hacer, así que si tienes un retoño de esta edad o pronto la cumplirá, toma nota de sus características para que sepas lo que puedes esperar de él:

– Cada día te divierte más, especialmente porque ya empieza a reirse a carcajadas, así que probablemente te pasarás un buen rato cada día haciendo “tonterías” para ver cómo se ríe y reírte tú con él.

– A esta edad ya comienza a dormir toda la noche del tirón, así que será un alivio ya que por fin podréis descansar un poquito más.

– También empiezan a reconocer con mucha facilidad a los familiares y amigos más cercanos, aunque les sigue gustando conocer gente nueva para seguir descubriendo la vida y cómo son las personas.

– Cada vez tiene más fuerza y ya podrá aguantar la cabecita recta durante algunos minutos, además de que le encantará mover los brazos y las piernas. También comenzará a sujetar con las manos muchos de los juguetes que le pongas.

– Ya podrá seguir perfectamente objetos que se mueven con la mirada y reconocerlos desde lejos. Enséñale objetos brillantes para estimular su vista. En cuanto al oído, léele, ponle música y cántale, comenzará a reconocerlas y verás si le gustan o no por su reacción.

– Comenzará a hacer sonidos muy sencillos y ya tendrá todo un repertorio de grititos fácilmente identificables: de alegría, de hambre, de enfado, de cansancio… También comienza a imitar los sonidos que le hagas tú.

– Es muy sociable y le gusta interactuar con otras personas, además de que ya te darás cuenta de si se disgusta estando solo ya que te lo hará saber.

– Debes jugar, hablar y pasear mucho con él, enseñándole objetos y lugares y explicándole lo que es.

Todo eso suelen realizarlo siempre a los tres meses, aunque está claro que cada niño es un mundo y unos son más aventajados que otros. De todas formas, si observas que no puede hacer cosas como sonreír cuando se le habla, sujetar la cabeza un ratito, estar con las manos abiertas o mirar a la cara de las personas cuando le hablan puede significar que tiene algún problema en el desarrollo.