Cereales en la dieta infantil
Los cereales suponen una fuente de energía y un elemento imprescindible de la dieta infantil. Se necesitan seis raciones al día ya que constituyen la base de una alimentación equilibrada.

Al grupo de los cereales pertenecen alimentos como el arroz, la pasta, el maíz, el pan, etc. Se encuentran en la base de la pirámide de la alimentación, lo cual significa que son productos que hay que consumir todos los días y en cantidades mayores que otros. Los niños los toleran muy bien y les gustan bastante.

Composición

Y es que los cereales contienen sobre todo hidratos de carbono, los nutrientes que proporcionan energía al cuerpo. Se trata de hidratos de carbono de absorción lenta, es decir, que el organismo no recibe esa energía de golpe sino de un modo gradual y durante un tiempo. Eso garantiza que los niños puedan hacer frente a la actividad diaria (jugar, atender en clase, estudiar, hacer deporte…) sin agotarse.

Los niños deben tomar seis raciones de cereales al día. De hecho, la mitad de las calorías que ingieren a lo largo de la jornada deberían provenir de los hidratos de carbono.

Plan de comidas

El pan ha de estar presente en todas las comidas. El arroz y la pasta se pueden alternar; a la semana conviene ofrecerles tres o cuatro raciones de cada (una ración equivale a media taza de pasta o arroz cocidos). En el desayuno los cereales son imprescindibles: el pan (tostado, en barrita) se puede alternar con unos copos de cereales, galletas o algún producto de bollería casero (rosquillas, bizcocho, etc).