Clases de verano en casa
¿Has decidido dar clases tú mismo durante el verano a los pequeños de la casa? Esta puede ser una idea fantástica que puede haceros pasar más tiempo juntos y, a la vez, permitirá a los niños seguir aprendiendo sin demasiado esfuerzo. Deberás estructurarte bien las tareas y mantenerte organizadas las tareas diarias de manera, que no les resulte una actividad pesada. A continuación, tienes unos cuantos consejos que te pueden ayudar:

– Designa ciertos espacios para actividades específicas
Una sala de juegos no es el mejor lugar para trabajar, ya que recuerda a los niños la diversión con otras cosas. Es una buena idea crear un centro de matemáticas, un centro de ciencias, una sala de lectura, etc. Esto te permitirá tenerlos entretenidos gracias al paso de una sala a otra.

– Un lugar para cada cosa
Después de organizar áreas específicas, también es necesario encontrar todo bien recogido. Dejar todo hecho un desastre después de cada actividad no facilitará el “acoplamiento” de los niños cuando vuelva a ese mismo lugar. Haz que te ayuden a recoger y a cerrar la sala hasta el próximo día.

– Comidas y horarios
Asegúrate de que los niños comen algo en el momento adecuado para que no se distraigan de su trabajo porque tienen hambre. No dejes que los niños te presionen para cambiar el horario con demasiada frecuencia. Por supuesto, ser demasiado rígido, tampoco es bueno, ya que recuerda que se tratan de unas clases de apoyo veraniegas.

– Concéntrate en una cosa a la vez
No trates de hacer demasiadas cosas a la vez. Si es hora de lectura, centraros en los libros y no trates de incorporar otros temas al mismo tiempo.