Colores para el cuarto del bebé
Puede que parezca mentira, pero la elección de los colores contribuirá al desarrollo del bebé. Desde bien pequeños, es importante es estimular el interés por el mundo que les rodea. Algo tan básico como la elección de los colores de su cuarto contribuirá al desarrollo de su creatividad y de ellos dependerá, en gran medida, el descanso y la relajación del recién nacido. Sobre todo paredes, pero también los textiles y otros complementos aportarán el toque de color a la estancia.

Los colores más recomendados son los pasteles, vivos, neutros… el abanico de posibilidades es enorme. Para decidirnos debemos tener en cuenta el estilo con el que vayamos a decorar la habitación, pero también la sensación que queremos que proporcione sobre el niño. Así, proponemos colores vivos en tonalidades suaves, que asegurarán la estimulación y relajación necesarias.

Cuando nos pongamos a pintar las paredes, será importante no hacerlo con pintura tóxica, lo ideal es que sea plástica, ya que es de fácil limpieza. Para decorar la estancia, podemos decantarnos por pintar todas las paredes, coloca vinilos infantiles, hacer murales o incluso colocar papel de pared con dibujos que sean estimulantes y atractivos.

Otra opción muy recomendada es pintar también los techos, ya sean de colores lisos o con algún motivo, debido a que éstos están constantemente a la vista del niño. Por otro lado deberemos evitar que el resultado sea estridente o muy llamativo, lo cual sobrecargaría al niño e impediría su descanso. Por ejemplo podemos poner unas estrellitas sobre la cuna o un sol cerca de la ventana.