Comer o beber durante el parto
Hasta no hace demasiado tiempo, la mayoría de hospitales recomendaban a las mujeres parturientas no tomar ningún alimento o beber antes y durante el parto. Sin embargo, esta costumbre, ha ido cambiando y ahora, algunos hospitales recomiendan la ingesta de líquidos para evitar la deshidratación de la mujer. La principal razón por la que se recomendaba a las mujeres no comer ni beber era por el denominado riesgo de aspiración.

Se cree que el riesgo de aspiración puede crear complicaciones cuando se tiene que practicar una cesárea y por lo tanto de debe anestesiar a la mujer. Sin embargo, algunos estudios señalan que los alimentos y los líquidos que hay en el estómago en realidad no pueden causar ninguna complicación y que el riesgo de aspiración depende más del anestesiólogo. Si bien todas las complicaciones y los riesgos no se han descartado, algunos estudios sí que recomiendan la ingesta antes del parto.

Algunos de estos informes sugieren que la madre tiene más líquidos que expulsar durante el parto y que estos facilitan el proceso. Ingerir una bebida saludable, como por ejemplo un batido o una bebida deportiva, dejará menos margen a la cetosis, que surge a causa de un suministro reducido de hidratos de carbono.

Además, el cuerpo tendrá un suministro constante de energía durante el parto, y puede evitar la caída de los niveles de azúcar en la sangre. No se ha realizado ninguna investigación específica sobre las bebidas más recomendables durante el parto, sin embargo, la idea básica es tomar algo que sea fácil de digerir y que contenga pocas grasas.