Cómo decorar el cuarto del bebé
Quizás una de las cosas más importantes en el desarrollo de un bebé es el entorno en el que se le cuida, es por ello que la decoración de su cuarto será muy importante. El diseño del espacio que va ocupar sus primeros meses o años de vida en la casa es algo hay que planear con tiempo, antes de su llegada al mundo. Durante el embarazo, la mayoría de padres ya visualizan los colores y el tipo de decoración que quieren para la habitación de su bebé.

Es posible que al principio, el pequeño duerma en una cuna en la misma habitación que sus padres, eso permitirá tenerlo más controlado y alimentarlo cuando le toque. Pero tarde o temprano deberá disponer de su cuarto. Es por eso que para el cuarto o el quinto mes de embarazo, ya será hora de empezar a preparar el cuarto del bebé que está a punto de nacer. Lo primero a tener en cuenta es el sexo que tendrá, porque nos ayudará mucho en la elección del tema para la decoración de su habitación, aunque actualmente se permiten mezclas cromáticas de todo tipo.

Si bien es cierto que los colores de la habitación son el tradicional azul para niños y el rosa para las niñas. Pero se puede escoger otras tonalidades como el beige, amarillo claro, e incluso por el lila. Dicen que para gustos, los colores. Pues es cierto, hay pinturas para todos los gustos, en tonos fuertes o suaves. Sin embargo, para los más pequeños de la casa, se recomienda los colores más suaves, que transmiten tranquilidad y calma. Eso les ayudará a estar más seguros y a descansar mejor. Es necesario no recargarlos ni agobiarlos con mucha variedad de colores.

Respecto a la iluminación lo ideal es que sea de dos tipos: una en el centro del techo, y otra que se complemente en formato de media luna en una de las paredes del cuarto. También puedes optar por lamparitas que van muy bien para acostarlo cuando llega la noche. Recuerda que una luz tenue puede ayudar al bebé a que concilie mejor el sueño. Por otro lado, la posición y distribución del mobiliario también son muy importantes porque van a determinar la practicidad a la hora de usarlos. Debes tener en cuenta también que el ambiente en el que tu bebé irá crecer debe ser cálido, agradable, estimulante y cómodo. En definitiva, un espacio en el que el bebé se sienta arropado.