Cómo identificar problemas de audición en el niño
Los problemas de audición pueden condicionar la calidad de vida del niño. Pero además, una detección precoz de cualquier dificultad auditiva es fundamental para mejorar el seguimiento. ¿Cómo puedes identificar un posible síntoma? En primer lugar, conviene tener en cuenta las posibles causas que pueden crear una predisposición hacia este tipo de problema.

Por ejemplo, un parto prematuro. Además, si existen antecedentes familiares también se crea un condicionante añadido. La exposición a entornos ruidosos produce un daño. Igualmente, si el niño ha sufrido más de una infección de oídos, puede escuchar con menos claridad.

Consejos para identificar el problema

Si el niño ya tiene capacidad de comunicarse resulta más sencillo identificar los síntomas de un posible problema de audición. Por ejemplo, te pide que le repitas lo que le has dicho con mucha frecuencia. Del mismo modo, notas que no capta bien el mensaje cuando existe una distancia de una habitación a otra estancia de la casa. Igualmente, el niño tenderá a elevar el volumen de la televisión para escuchar mejor.

Un síntoma de que el niño tiene algún problema de audición es que en un intercambio de comunicación, se fija especialmente en los labios de quien le está hablando para entender el mensaje.

Cómo identificar problemas de audición en el niño

Problemas de audición en bebés

¿Pero cómo identificar los posibles problemas de audición de un bebé que tiene meses de vida? Que el niño no hable todavía no significa que no interactúe ante los sonidos. El propio balbuceo es un ejemplo de ello. Por ejemplo, si el niño no torna su mirada hacia la fuente de sonido cuando ya tiene un año, puede ser un indicativo de un problema en el canal auditivo. Es importante hacer un seguimiento de la audición de los niños a lo largo de su desarrollo porque en ocasiones, los efectos de un problema no son inmediatos. Así ocurre, por ejemplo, con las consecuencias de estar en un entorno de ruidos molestos.