Cómo motivar a los que no tienen ganas de estudiar
Llega el final de curso, pero el buen tiempo y el cansancio hacen mella en los estudiantes… Siempre encuentran alguna razón para no ponerse a estudiar, alargar el tiempo hasta que los exámenes están a la vuelta de la esquina. A continuación te damos diez razones para motivarles a que pillen el gusto al estudio.

1. Asocia el acto de estudiar con algo positivo. Después de realizar un esfuerzo se merece una recompensa. Puede ser comida, un regalo, ver un capítulo de su serie preferida, o un paseo por la playa. Cuando se estudia a gusto siempre es más productivo.

2. Crea una rutina en tu vida. Si no tiene unos hábitos, sus resultados serán irregulares. La mente aprovecha más el tiempo cuando asume que hay unas horas destinadas al sueño, otras a las comidas, otras al ocio y otras al negocio (en este caso a los estudios).

3. Silencio, se piensa. Cuando pongan los codos en la mesa el silencio debe ser absoluto para una buena concentración. Para entender lo se estudia hay que poner todo de su parte. Deben ver el estudiar como algo que le está enriqueciendo intelectualmente.

4. La motivación es un porcentaje alto. Si le dices que tiene que estudiar por obligación eso produce rechazo y no le motiva seguir, es mejor que piense que gracias al estudio cuando sea mayor se podrá dedicar a lo que realmente le gusta y ganará mucho dinero.

5. Aprovechar bien el tiempo y dejar lo que sobre para otras cosas. Lo primero es lo primero. La educación es fundamental tanto en la infancia como en la adolescencia. Cuando se hacen las cosas bien no se tendrán que hacer dos veces. Trata de organizar mejor el tiempo de estudio.

6. No dudes y pregunta. Cuando tienes una duda debe preguntarla cuanto antes para resolverla con el tutor, profesor o algún compañero de clase que lo haya entendido bien. No lo pierdas en el tiempo: pregunta, avanza, resuelve, sigue…

7. Estudia en el momento adecuado. No es bueno estudiar en la última hora de la noche, pues tu cuerpo está exhausto del ritmo diario. Tampoco es bueno levantarse y sentarse en la silla mientras te quitas las legañas. No es bueno estudiar después de comer, pues te da sueño y la sangre se va toda al estómago para hacer la digestión.

8. Duerme lo suficiente. Es indispensable que el cuerpo se encuentre en forma. Para ello, hay que dormir lo suficiente, como mínimo 8 horas de un tirón. La siesta no cuenta…

9. Lee mucho. Con el hábito de leer aumentarás tu capacidad de entender las ideas, estimularás tu imaginación y eso acelerará tu capacidad de comprender conceptos.

10. Sé creativo: dibuja, escribe, modela, baila. Las actividades creativas le dejarán una mente más libre, despejada y suelta, algo clave para ordenar bien las ideas. Hacer dibujos en un papel o pintar en un lienzo, bailotear un par de canciones, jugar con plastilina, modelar con arcilla, cualquier cosa vale siempre que salga de su imaginación.