Cómo saber si tu hijo es superdotado
Los niños superdotados piensan y sienten de forma distinta a los demás. Ya desde muy pequeños saben cómo mantener la atención de los adultos y distinguir entre el bien y el mal.

Presentan, además de su alta capacidad intelectual y de comunicación, una gran creatividad por lo que suelen ser originales y flexibles. Tienen una gran sensibilidad, son competitivos e independientes, así como muy tenaces y voluntariosos para superar los obstáculos.

No obstante, cuando el superdotado no es reconocido como tal y no se tienen en cuenta sus necesidades especiales, no se encontrará en un ambiente en el que se le permita desplegar todo su gran potencial, y puede presentar problemas de fracaso escolar y aislamiento social e intelectual, entre otros.

En el caso de que los padres perciban que su hijo tiene ese perfil, deberán entrar en contacto con el educador del niño y pedir una orientación.
Seguramente, después de una evaluación del caso, los docentes pasarán el niño a la observación de un orientador y si es el caso, a un especialista.

A partir de aquí, la tarea de los papás será continuar trabajando para el desarrollo de su hijo de la siguiente manera:

– Hablando y jugando con él. Mantener conversaciones sobre hechos cotidianos con los adultos expresando su opinión.
– Prestando atención a sus inclinaciones por el arte o los números y ayudándole a desarrollar estas habilidades.
– Llevándolo a lugares donde pueda aprender cosas nuevas, como museos, bibliotecas y centros comunitarios donde se desarrollen actividades.
– Estimulándolo para que no se aburra.
– Procurando un ambiente tranquilo donde pueda leer y estudiar y ayudarle siempre con sus deberes.
– Es aconsejable inscribirlos en actividades fuera del colegio.