¿Cómo se prepara el biberón?
Lo primero que hay que hacer para preparar un biberón es lavarse las manos con agua y jabón. Con esta medida higiénica tan sencilla y común evitarás que tu bebé sufra problemas.

En lo que a la temperatura de la leche se refiere, no es necesario que sea de 36-37ºC. Se puede administrar a temperatura más templada (ambiente), según el gusto del bebé, sin que por ello cambie la calidad de la leche.

Si te decantas por la leche líquida, simplemente tendrás que verter en el biberón la cantidad de leche que necesite tu bebé y dárselo. Si prefieres la presentación en polvo, tendrás que seguir los siguientes pasos:

1- Utiliza siempre agua embotellada pero con bajo contenido en sales minerales. No hiervas el agua porque puede coger mal sabor.

2- Es ideal calentar el agua a temperatura templada. No utilices el microondas para calentar el biberón, pues no lo hace homogéneamente.

3- Respeta las normas indicadas por el fabricante. No pongas más agua de la estrictamente necesaria, pues podrías disminuir el aporte de alimento a tu bebé y si añades poca, podrías causarle problemas digestivos o renales.

4- Añade los cacitos que sean necesarios y agita suavemente la mezcla hasta que se los grumos hayan desaparecido.

5- Puedes preparar más de un biberón biberones y luego guardarlos en el frigorífico para después calentarlos en el momento de usarlos. Este tipo de leche tendrá que ser digerida antes de que pasen 24 horas.

Para calcular temperatura de la fórmula, puedes colocar unas gotas en el dorso de tu mano o en la cara anterior de la muñeca. Si casi no las sientes, es que la temperatura es la adecuada. Es mejor que esté templada antes que caliente.