Cómo tratar el sarampión
El sarampión es una enfermedad infecto-contagiosa que afecta a niños pequeños que no han sido vacunados. Los primeros síntomas son: catarro nasal y bronquial, conjuntivitis, tos, fiebre, falta de apetito y malestar general.

Pasadas las 24 horas comienzan a aparecer pequeñas manchas de color rojo oscuro , por detrás de las orejas, extendiéndose posteriormente a todo el cuerpo.
En general, esas manchas no pican y suelen desaparecer en 2 a 4 días. En bebés menores de 9 meses, puede aparecer en forma leve gracias a que estan protegidos por la leche materna.

La fiebre puede que sea muy alta y el niño se sentirá mal durante 3 o 5 días.
La causa del sarampión en niños y bebés es por una infección producida por el virus del sarampión con un período de incubación de entre 8 y 14 días a partir del contacto.

Tratamiento
No hay tratamiento médico específico para el sarampión. Los síntomas del sarampión suelen durar aproximadamente dos semanas.
Un niño que es diagnosticado con sarampión debe ser vigilado de cerca.
A veces, el sarampión puede llevar a otras complicaciones como otitis, diarrea, etc; que puede requerir antibióticos u hospitalización.

Se recomienda el aislamiento respiratorio del pequeño durante todo el período de la enfermedad.
Lo mejor, es estar atento a la prevención. Y nada mas seguro que la vacunación del niño, a partir de los 12 meses de edad.

No olvidéis que el sarampión se transmite por contacto directo de un niño a otro. Además, el diagnostico de sarampión debe ser realizado por un profesional de la salud.