Conocer el botulismo en los bebés
No dar miel a los bebés es una de las primeras cosas que todo el mundo avisa a una mamá primeriza. El botulismo es una palabra que describe un tipo de envenenamiento. Una cepa de bacteria llamada Clostridium botulinum crea una proteína llamada botulínica, y esta proteína es la causa del botulismo. La botulínica invade las células nerviosas excitadoras donde se encuentran con las fibras musculares y las bloquea.

El resultado es la parálisis, y en casos severos el pequeño se queda inmovilizado totalmente. Se puede llegar a producir la muerte. La forma más común de padecer el botulismo es mediante la ingesta de los alimentos mal enlatados. Una vez que la lata se sella, se crea un ambiente libre de oxígeno. La lata debe calentarse antes de comerse lo que hay en el interior, ya que si se calienta adecuadamente las esporas mueren.

Si la lata no se calienta adecuadamente, sin embargo, las esporas se activan en la lata sellada y se empieza a expandir la toxina. Debido a que la toxina botulínica es una proteína, el calor la destruirá. Pero si la comida enlatada se come frío, se produce el botulismo. Los bebés pueden sufrir botulismo con la miel. Las abejas, naturalmente recogen las esporas cuando están recolectando el néctar y lo mezclan con la miel.

La mayoría de la gente puede comer estas esporas sin dificultad porque tenemos bacterias en nuestro intestino, que ya es mucho más robusto que el de los pequeños, que eliminan las esporas. Los bebés aún no tienen estas defensas. Así que cuando un bebé come miel, las esporas se encuentran en el intestino sin oxígeno, así que con lo anteriormente explicado, puedes imaginarte lo que empieza a sucederle al bebé.