Conocer la laringotraqueítis
La laringotraqueítis se define como una infección viral del sistema respiratorio. Afecta a la laringe, la tráquea, las cuerdas vocales y los tubos bronquiales. Generalmente ocurre durante la temporada de invierno. Los bebés que tienen entre 6 meses y 3 años de edad son las víctimas más comunes de este problema. Normalmente, resultan más afectados los niños que las niñas. Lo mejor de esta enfermedad es que, los síntomas suelen ser bastante leves y en la mayoría de los casos, desaparece sin ningún tratamiento médico.

A veces, la enfermedad puede ser mucho más agresiva y requiere una atención médica constante. ¿Cuáles son los síntomas? La laringotraqueítis produce una inflamación e hinchazón de las cuerdas vocales en la laringe. Hace que la tos sea muy “duro” y llegue a sonar como un ladrido. Otro signo notable del problema son los problemas respiratorios. La infección afecta el revestimiento interior del tubo respiratorio que produce una mucosidad espesa. Como resultado, el tubo se estrecha y constriñe.

Otros síntomas son: secreción nasal, dolor de garganta, ronquera, pérdida de apetito, dolor de cuerpo y una sensación general de enfermedad. Este problema se produce principalmente por las alergias y las infecciones microbianas. Entre los microorganismos responsables podemos encontrar diferentes virus como responsables directos: adenovirus, virus de la gripe, el sarampión y el virus sincitial respiratorio.

Si te estás preguntando si este virus es contagioso, la respuesta es sí. Se propaga por contacto directo y las gotitas respiratorias que son liberadas por los estornudos y la tos. Cuando un niño es contagiado, desarrollará los síntomas en 2-3 días.