Consejos para embarazadas que sufren el síndrome nido
Algunas embarazadas sufren en la recta final del proceso de gestación lo que se conoce como síndrome nido. Un exceso de energía física y emocional enfocado en el objetivo de tener todo en orden para cuando llegue el momento del parto: la casa perfectamente ordenada, decorada y cuidada. Es muy recomendable que la embarazada esté descansada y tranquila cuando llegue el momento del parto, por esta razón, es aconsejable que concentre sus objetivos personales en cuidar de sí misma.

Una medida práctica para realizar las gestiones de limpieza y orden en casa es delegar en la pareja y pedir ayuda a algún familiar. Del mismo modo, es recomendable evitar el síndrome del perfeccionismo porque no es necesario que todos los armarios estén perfectamente ordenados. Este tipo de trámite puede posponerse para más adelante.

El síndrome puede darse en otras etapas

Conviene puntualizar que más allá de lo habitual, en algunos casos este síndrome puede sufrirse incluso desde el primer trimestre cuando surge un ansia de orden que va más allá de los parámetros de normalidad. Cuando este síndrome se produce en la recta final de embarazo, la futura mamá se evade en cierto modo del posible temor a dar a luz. Conviene tener especial cuidado con no realizar tareas que puedan suponer algún riesgo físico.

Consejos para embarazadas que sufren el síndrome nido

Consejos para mantener el bienestar

Por ejemplo, no se deben cargar pesos pesados. Tampoco debes subirte a una escaleras o a lo alto de una silla para acceder a la parte alta de un armario. No hacerlo te ayuda a prevenir posibles caídas como consecuencia de una pérdida de equilibrio. También conviene tener cuidado con aquellos productos de limpieza que pueden ser demasiado fuertes. Cuando la limpieza se convierte en una obsesión que incluso roba espacio al tiempo de sueño y descanso, conviene reaccionar para poner cada objetivo en su contexto.