Consejos para ir de acampada con niños
A la hora de organizar vacaciones con niños hay que tener muchos factores en cuenta para que todo pueda salir bien, que ya se sabe que con los peques pueden surgir muchas sorpresas. Una de las cosas que más les gusta es ir de acampada, así que puedes aprovechar eso para organizar un campamento familiar y disfrutar de unos cuantos días en plena naturaleza y en la mejor compañía.

Está claro que una acampada con niños no es lo mismo que una solo de adultos ya que tendrás muchas más responsabilidades y tareas que hacer, pero si lo organizas bien será una aventura increíble. Toma nota de estos consejos para ir de acampada con niños:

Entorno amigable: Aunque el campamento se trate de disfrutar al aire libre, elige un entorno que no sea demasiado salvaje, especialmente si los niños no han ido nunca de acampada. Para empezar estaría bien elegir un sitio en el que hubiera diversos servicios como agua caliente, piscina, una tienda para comprar comida y hasta electricidad, cosas que no tienen por qué quitarle la magia a la acampada pero que para ir acostumbrándose a un entorno natural están muy bien.

- Equipaje: Aquí la regla del “menos es más” es básica. Lleva lo imprescindible para poder pasar cada día y no lleves ningún tipo de maquinita, videojuegos o similares, eso sí que no puede ser negociable. Ropa lleva también la justa y si es necesario la lavaréis allí a mano, también puede ser muy divertido y así los niños le darán un mayor valor a conservar la ropa limpia.

- Alimentación: No se trata de pasar hambre pero tampoco hay que hartarse. Un campamento debe ser el lugar ideal para adaptarse a nuevos sabores y a platos sencillos que el cocinarlos forme parte de la aventura, como hacer una barbacoa (si está permitida).

Entretenimiento: Es la parte más importante y divertida ya que los niños podrán estar jugando durante todo el día. Lo ideal es llevarse algunos juegos familiares de los de tablero de toda la vida y también pensar en unos cuantos para cuando llegue el aburrimiento… ¡si es que llega!