Cuidado del pelo del bebé
Una de las preguntas que se hacen los papás entre otras muchas cuando van a tener un bebé es si será rubio o moreno, si su pelo será rizado o liso.

Los niños desarrollan sus folículos capilares dentro del útero materno, hacia el sexto mes y es muy posible apreciar su cabello en las ecografías.

Hay grandes variantes en la cantidad de pelo que tendrá el niño a la hora de nacer. Mientras que algunos nacerán con gran cantidad de cabello y oscuro, otros serán calvitos o con pelo muy finito y rubio.
Generalmente el pelo con el que nacen se caerá a los pocos meses de vida y será reemplazado por otro más grueso y con mayor textura.

Hay que tener en cuenta que el cabello del bebé no es algo meramente estético, sino que refleja también su estado nutricional. Si está áspero o quebradizo puede significar que tiene falta de vitaminas o proteínas. Son muy aconsejables en estos casos las vitaminas del grupo B presentes en la carne, huevos y leche principalmente.

Otro tema importante es la higiene del pelo del pequeño. Cuando tienen pocos meses suelen tener poca cantidad y no es necesario lavarlo todos los días, solo cuando sea necesario.
Un factor a considerar por los nuevos papás es la forma de lavarlo. Es bueno reclinar al pequeño hacia atrás sobre la bañera, evitando así que le entre agua en los ojos. Dar un suave masaje con el champú y aclarar.

La elección del champú también es importante. Son ideales los especialmente hechos para bebés libres de sulfatos y no causan irritación en sus ojos si le llega a entrar algo de espuma.

A la hora de peinarlo se debe hacer con un cepillo de cerdas suaves si tu pequeño tiene pocos meses y el pelo escaso. Así evitarás darle tirones y se protegerá la piel de su cabecita, tan sensible en esta etapa.