Cuidado y desarrollo de niños con síndrome de Down
Todos los bebés necesitan los mismos cuidados básicos y las mismas atenciones, como por ejemplo que juegues con ellos, que les hables, que les des mucho amor o que te preocupes de que tienen todo lo que necesitan y su salud está bien. Los bebés que tienen síndrome de Down, necesitan además unos cuidados adicionales ya que tendrán algunos problemas de salud que hay que tener en cuenta.

Hay muchas cosas que estos niños pueden hacer al igual que otros, como por ejemplo sentarse o darse la vuelta sin problemas. Sin embargo, hay otras que les costará mucho trabajo aprender ya que su síndrome así lo indica, como que tendrán problemas a la hora de tragar alimentos o se bloqueará el estómago o intestinos. También pueden tener problemas oculares como pueden ser ojos bizcos o cataratas.

Otros problemas

Más graves son ya los problemas cardiológicos, que se pueden detectar con un examen ultrasónico y que tendrán que tomar medicación para poder controlarlos, además de que se corregirán mediante cirugía. De forma más frecuente que en niños sin síndrome de Down también padecerán infecciones de oído, resfriados, tiroides, pérdida de audición, problemas óseos… En definitiva, un niño con síndrome de Down siempre tendrá más posibilidades de sufrir casi cualquier enfermedad que un niño que no lo padece.

Cuidado y desarrollo de niños con síndrome de Down

Sus cuidados

Es muy importante que vayas prestando atención a todo su desarrollo, ya que el aprendizaje de cualquier cosa suele ser más lento que en el resto de niños. Debes tomártelo con mucha calma y no agobiarlo nunca ya que eso hará que se sienta peor. Cuando nacen, es difícil poder evaluar su inteligencia, pero muchos llegan a la edad adulta pudiendo ser totalmente independientes. Un cuidado al que debes prestar mucha atención es el corporal, y lo ideal es que pueda hacer fisioterapia de forma semanal para que pueda desarrollar mejor su tono muscular y su coordinación.