Cuidar la alimentación de los niños
Cuando éramos pequeños queríamos comer todos los días hamburguesas, patatas fritas, pasteles, etc. Menos mal que nuestros padres supieron combinar una buena dieta infantil con un buen ejercicio físico y al final ha salido todo bien, ya que si hubiera sido por nosotros… Hoy te vamos a contar todo aquello que encanta y desagrada a los más pequeños de la casa:

– Verduras y legumbres
Debes intentar camuflar todas aquellas verduras y legumbres que sabes que no son del agrado de los niños: brócoli, zanahorias, apio, etc. Pocos niños piden que se incluyan en sus comidas pero trata de servirlo de la manera más original que puedas para que el niño no note su presencia. Seguro que una vez que lo hayan probado les encanta.

– Sal
Trata de evitar el exceso de sal. No es más sana para los niños que para los adultos. Sólo tiene que utilizar un toque delicado para condimentar la comida. De vez en cuando puedes premiarles con unos cacahuetes con sal, galletas saladas y unas palomitas de maíz sin mantequilla para satisfacer ese deseo de comer alimentos salados.

Cuidar la alimentación de los niños
– Aceite
Mantén alejados a los pequeños de las comidas aceitosas y grasosas. Las patatas pueden estar igual de buenas preparadas en el horno que en una sartén con 3 litros de aceite que al final se te olvida escurrir. Lo mismo sucede con la carne de esas jugosas hamburguesas que quieres preparar: a la plancha y poniendo después un poco de queso estarán deliciosas.

– Dulce
La fruta fresca está llena de dulce natural. Intenta acostumbrar al pequeño a que como, al menos, una pieza diaria de fruta.