Cuidar los dientes de los niños
Es fundamental que los dientes de leche no tengan caries, manchas o erosión, ya que puede afectar negativamente al crecimiento de los dientes definitivos de nuestros hijos. Recuerda que un diente enfermo tiene más posibilidades de romperse, deformar la boquita del bebé, impedir la correcta ubicación y además, le producirá dolor afectando a la correcta nutrición del niño. Se requieren unos dientes sanos para tener una buena alimentación, un correcto desarrollo del habla, para tener una bonita sonrisa y mejorar la autoestima de cada uno. Cuidar los dientes y encías es primordial desde la infancia.

En las primeras etapas de vida, debemos limpiar sus encías con cuidado con un paño húmedo. Cuando salgan los primeros dientes podemos hacerlo con cepillos específicos para esta edad. Además de mantener una buena higiene, debemos ir formando el hábito en los niños de la limpieza de sus dientes. La limpieza se recomienda dos veces al día, después de las comidas y una por la noche antes de dormir.

Cuando tengan los 2 o 3 años se puede comenzar a incorporar pasta de dientes en el cepillado de los niños. No se aconseja hacerlo antes ya que se corre el riesgo de que se la traguen. No es necesario poner mucha pasta porque la boca es pequeña, pero el dentífrico si debe contener fluor para que cumpla mejor su función. Cuando cumpla el año ya se debe realizar la primera consulta al dentista para que revise el estado de los dientes, os dará consejos para evitar la erosión dental y las caries.