Cunas sidecar para practicar el colecho
El colecho es una de las técnicas de crianza basada en el apego en torno a la que se encuentran defensores y detractores. La práctica del colecho siempre debe practicarse cuidando todas las condiciones de seguridad necesarias. Se debe evitar el colecho siempre que el padre o la madre hayan tomado alcohol, tomen algún tipo de medicación para dormir o estén muy agotados.

En cualquiera de estas circunstancias, se minimiza la capacidad de reaccionar ante posibles imprevistos. Existe un tipo de cuna que favorece el colecho pero favoreciendo que el bebé y los padres tengan cada uno su propio espacio.

Beneficios de la cuna sidecar

Este modelo de cuna ofrece una funcionalidad específica ya que se acopla perfectamente a la cama, como una prolongación de la misma. El bebé tiene su propio espacio pero conecta con un lado de la cama. De este modo, se suprime una de las barandillas. Y así puedes estar en contacto permanente con el niño durante la noche.

Una de las ventajas de este tipo de cuna es que cuando no quieras tenerla adosada a la cama podrás convertirla en una cuna normal al intergrarle la barandilla correspondiente. Por tanto, es un diseño funcional que puede cubrir diferentes posibilidades haciendo una única inversión de compra.

Cunas sidecar para practicar el colecho

Cuándo evitar el colecho

¿Cuándo evitar dormir con el niño en la misma cama? Si una persona sufre sobrepeso también debe evitar esta práctica. Igualmente, es recomendable evitar la práctica del colecho durante la recuperación posparto, momento en el que la madre puede sentirse más débil. También es recomendable evitarlo cuando el bebé tiene menos de cuatro meses aproximadamente o ha sido prematuro al nacer (teniendo un peso bajo). Y es muy importante no practicar el colecho en cualquier superficie blanda, por ejemplo, un colchón de agua o un sofá.