Curar una picadura de abeja
Los niños pueden sufrir en el campo alguna picadura de abeja, cuando suceda es fundamental actuar rápidamente para evitar la hinchazón y mayores molestias. Los siguientes consejos te ayudarán a evitar complicaciones:

Tranquiliza al niño que ha sido picado por la abeja: pídele que se relaje para que le puedas hacer las curas necesarias. Primero lávate las manos con abundante agua y jabón. Localiza con cuidado, el aguijón en la zona de la picadura e intenta retirarlo suavemente con una pinza, no presiones con los dedos. Lava la zona con agua y jabón, para evitar infecciones. Es bueno aplicar hielo o compresas frías en la zona afectada para reducir la reacción inflamatoria. Para evitar reacciones alérgicas se puede recurrir a un antihistamínico. Para el dolor y la inflación, se puede tomar paracetamol o ibuprofeno.

Las complicaciones se pueden dar su el niño es alérgico a las picaduras. Si observas una hinchazón importante, dificultad para respirar o aceleración del ritmo cardíaco, acude inmediatamente a un médico, ya que son síntomas de una reacción alérgica.