Curiosidades sobre el coeficiente intelectual
Exactamente no se sabe por qué el coeficiente intelectual es más alto en unos niños que en otros, pero año tras año se realizan estudios que nos ofrecen datos curiosos sobre el coeficiente intelectual.

1. Vivir en grandes ciudades puede bajar el CI. Según un estudio reciente, la exposición fetal a altos contaminantes urbanos, tales como las emisiones de los automóviles y el humo de las fábricas, pueden conducir a un desarrollo intelectual bajo en el niño. Debes evitar estos riesgos, al igual que el humo del tabaco. Comer abundantes frutas y verduras durante el embarazo puede contrarrestar los radicales libres del aire.

2. Alimentación del bebé. Los niños que fueron amamantados de forma exclusiva durante, al menos, tres meses obtuvieron calificaciones más altas en las pruebas de inteligencia que se les realizaron. También obtuvieron puestos más altos en los niveles de desarrollo cognitivo, el aprendizaje y la memorización, en comparación a otros niños de la misma edad que no fueron amamantados. La razón de esta diferencia es aún incierta, aunque se atribuye a los nutrientes en la leche de la madre y al contacto físico entre la madre y el niño.

3. El verano. Los niños tienden a olvidar más cosas durante el verano. Esto puede causar que el CI baje en aquellos niños a los que desde muy pequeños se les da el verano completamente “libre”. No hace falta agobiar al pequeño, pero tampoco te olvides de que están en una etapa de desarrollo muy importante. Continúa leyendo al pequeño todas las noches ese libro que tanto le gusta.