Desarrolla el paladar de los bebés
La alimentación proporciona una vital fuente de energía para los bebés, siendo la base de su salud, las comidas desempeñan un papel fundamental en el crecimiento y bienestar de los más pequeños. Para el desarrollo de tu hijo es importante una dieta completa y equilibrada. Durante los seis primeros meses, la leche materna es el mejor alimento, ya que tiene todos los nutrientes que necesita, pero a partir del cuarto mes, ya puedes ir introduciendo nuevos elementos en su alimentación.

A partir de cuarto o quinto mes (consulta mejor con el pediatra) y sin suspender la lactancia, puedes ir añadiendo alimentos semisólidos como por ejemplo: puré de calabaza, zanahorias, papas, boniato, cereales, carne, hígado y pollo procesados. A medida que el bebé vaya creciendo, se pueden ir agregando alimentos cada vez más sólidos como plátanos y galletas blandas. En cuanto a las bebidas, puedes darle agua y zumos de frutas naturales.

Los bebés adquirirán unos gustos según los alimentos que les demos, incluso durante los primeros meses de vida. La comida que tu hijo prefiera cuando sea mayor dependerá de lo que tú le des y le prepares con más cariño. Por lo tanto, vale la pena comenzar desde muy temprana edad a enseñarle cuáles son los alimentos sanos y nutritivos. Te recomendamos evitar los alimentos dulces, es mejor la harina integral, de postre yogurt natural y leche de vaca cuando la pueda digerir. Tampoco es bueno que le acostumbre con comidas muy saladas.