Destetar al bebé
El destete, como otras etapas en el desarrollo de los niños, lleva tiempo. Algunos padres deciden aplazarlo para, así, evitar el trastorno que supone levantarte a media noche para preparar una papilla. Tarde o temprano la ingesta de leche materna, o de biberón, debe llegar a su fin. Puedes empezar a intentarlo a los seis meses. Piensa que lo mejor es que el bebé ya no tome el pecho, como máximo, al año y medio de edad.

Cuando veas que el pequeño ya se sienta solo y pide alimentos cuando estás comiendo, puedes empezar a plantearte este proceso. Si esperas demasiado tiempo, los dientes del pequeño se pueden ver afectados. Cuando los dientes comienzan a crecer, estos son un claro indicador de que ya ha llegado la hora de empezar a tomar alimentos más sólidos. Aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar:

– Cuando tenga seis meses, puedes darle líquidos en un vasito de plástico. De esta forma, empezará a acostumbrarse a ese nuevo objeto.

– A los 8 meses prepárale una tacita con algún zumo o algo de leche que pueda tomar cuando está comiendo. Comienza dándosela una vez al día, una semana después podrás dársela durante dos de las comidas.

– Ten paciencia, ya que aprender a beber no es nada fácil. Debes enseñarle a coger el vaso y a ponérselo en la boca.

– No tengas prisa. Puedes destetar al pequeño en un 85% y darle algún biberón durante la noche para que consiga dormir mejor.