Dormir con el bebé en la cama
El colecho, es una práctica que se realiza por muchos padres. Aunque muchos pueden suponer que el colecho significa que los padres y el bebé comparten la misma cama, el Dr. William Sears, ha subrayado que la definición es demasiado estrecha, es decir, para Sears (un conocido pediatra y autor de muchos libros para padres), el colecho se basa en dormir muy cerca del niño. Esto no implica la utilización de la misma cama. El bebé puede tener su cunita pegada a la cama de los padres. Muchos padres creen que este tipo de práctica es muy ventajosa para la familia:

• Los bebés se duermen más rápido y permanecen dormidos durante más tiempo.
• Más mamás descansan mucho más.
• Se promueve la lactancia materna. Dormir al lado del bebé, facilita la “comida” nocturna.
• Algunas investigaciones sugieren que los bebés llegan a desarrollar relaciones emocionales más fuertes con sus padres.

La mayoría de los expertos recomiendan compartir la habitación, pero lo de dormir con el pequeño en la misma cama se ha convertido en un gran tema sometido a un debate constante. Diferentes investigaciones han demostrado que dormir en la misma cama puede suponer un riesgo para el pequeño. Los padres que comparten la cama con su bebé:

• No deben estar bajo la influencia del alcohol y las drogas, incluyendo medicamentos que afecten a su sueño.
• No hay que dormir con el bebé si se sufren trastornos del sueño.
• El colchón no debe ser de agua y se debe vigilar la ropa de cama que hay cerca del pequeño para que no se pueda asfixiar.
• No se debe compartir la cama si son extremadamente obesos.