Dormir durante el embarazo
Sueño profundo y embarazo parecen dos ideas contradictorias ¿verdad? Durante el embarazo las mujeres, por lo general, piensan mucho en el estado del pequeño, si irá todo bien durante el parto… Todos estos pensamientos pueden dificultar el sueño. Es imprescindible que intentes dormir bien para que tu cuerpo esté mucho mejor durante el embarazo.

Durante los tres primeros meses, el cuerpo trabaja más a causa de la producción hormonal adicional. Naturalmente, te sentirás más cansada y con más sueño. Durante este primer trimestre es muy normal que quieras descansar mucho pero, uno de los primeros inconvenientes con los que te encontrarás será con el comienzo del “agrandamiento” de tu interior. La vejiga puede ser presionada facilmente y por lo tanto necesitarás ir más al baño, incluso a medianoche.

Lo que puedes hacer es beber mucha agua durante el día y menos antes de irte a la cama. Si es posible, y notas como por las noches no descansas bien, intenta echarte la siesta. Cuando te vayas a dormir intenta que el lugar escogido sea tranquilo y acogedor. Intenta apoyar tu cabeza sobre una cómoda almohada y colocarte del lado izquierdo. Esta postura es muy recomendada por los expertos pero, lo mejor es que se lo comentes a tu médico. Él te explicará mejor porque es más recomendable esta postura que otras.

Durante los últimos tres meses de gestación, dormir puede ser todo un imposible. Durante la temporada de calor puede tomar una ducha antes de acostarte o al menos, humedecer tus manos y tus pies. No duerma sobre tu espalda demasiado tiempo, sobre todo en la última fase del embarazo, ya que se pueden producir lesiones.