Educar a los niños respetándoles
Tratar a los niños y a los adolescentes con respeto no es una tarea difícil de conseguir. Debes tener en cuenta que se puede convertir en un placer escuchar por qué los hijos no están de acuerdo en algo si son capaces de argumentarlo bien. Hay que respetar las opiniones de los niños sin faltarles al respeto. Los niños y adolescentes comparten los sentimientos de los adultos. Cuando se les pide información para la toma de decisiones en algún asunto en concreto, esto les produce un aumento de la autoestima.

Para los niños es muy importante sentir que sus opiniones sirven de algo y que, a la vez, son respetadas. El respeto es fácil de demostrar. Sólo tienes que ser capaz de decírselo. Otra forma de demostrarle tu respeto es asumiendo la privacidad de su propio espacio. Tener su propio espacio es muy importante para ellos, así que no les abordes cada vez que tú lo veas conveniente.

Explícales que deben de ser capaces de razonar las cosas para que puedan ser tomados en serio. El respeto, no significa renunciar a explicar aquellas cosas que sabemos que son erróneas o peligrosas. Todavía se debe ser padre y hay que ofrecer la orientación necesaria cuando sea preciso.

Se debe respetar una regla de oro: no hagas lo que no quieras que te hagan a ti. Los niños son los adultos del futuro y no se les debe tratar con malas maneras. Escuchar por parte de sus padres “yo te respeto” puede hacer que la autoestima del niño o del adolescente aumente con unos valores muy positivos para él.