Ejercicio físico durante el embarazo
Cuando una mujer se queda embarazada, normalmente, siempre se plantea un dilema: que cosas debe hacer y cuáles no, para garantizarse un embarazo saludable. Lo mejor es que, con la ayuda de tu médico, te informes sobre las dietas y los ejercicios físicos que te ayudarán a llevar mejor tu embarazo y no lo pondrán en peligro. No es una falacia que la mayoría de las mujeres en estado deban evitar la mayoría de las actividades físicas que requieren un gran esfuerzo.

Ahora bien, esto no significa que no puedas hacer nada de nada y que te tengas que quedar 9 meses sentada. No podrás realizar actividades demasiado vigorosas pero algo de ejercicio si podrás hacer, si te da su consentimiento el médico. Al menos durante el primer trimestre, deberás hacer ejercicios de mantenimiento. De hecho, si hasta la fecha no hacías nada de ejercicio, ahora es el momento de comenzar con alguna rutina diaria.

Sustituye los ejercicios más intensos por los más suaves pero, intenta no saltarte ni un día de entrenamiento. Además de, como ya te hemos comentado, hablar con tu médico, tendrás que comentárselo a tu entrenador para que te aconseje nuevas actividades.

Son muy recomendables los ejercicios de flexibilidad y los de fortalecimiento del suelo pélvico. Estos deben llevarse a cabo principalmente durante el primer y segundo trimestre de embarazo. Estos ejercicios son los que más te ayudarán cuando llegue el momento del parto. Fortalecer los músculos, te permitirá mantener un mayor control sobre tu cuerpo. El ejercicio físico con regularidad te ayudará a dormir mejor por las noches.