El desarrollo del cerebro del bebé
Las palabras no pueden expresar la alegría que experimentan los padres cuando miran a su recién nacido por primera vez. La espera ha terminado, y simplemente se sienten abrumados mientras mantienen al pequeño entre sus brazos. Ahora comienza lo mejor. Una de las “actividades” que deben plantearse estos nuevos papás es la de ayudar al cerebro del pequeño a desarrollarse. Sólo una cuarta parte de su cerebro se desarrolla durante el embarazo y el resto del desarrollo dependerá en gran medida de cómo se le estimule con diferentes actividades de exploración.

Los primeros años de la vida son muy importantes para dar forma al cerebro y sus capacidades intelectuales. Tu bebé crecerá hasta convertirse en un adulto inteligente si se presta la suficiente atención al desarrollo de su cerebro y se hacen constantes esfuerzos para ayudarle a hacer “conexiones” con su entorno. Cuanto más interactivo sea su día a día, más conexiones creará. Cuando el pequeño nace comienza una primera etapa de desarrollo que se denomina neurogénesis.

En esta etapa, se comienza a vincular eventos con recuerdos de forma simultánea. La segunda etapa consiste en la migración neuronal. Las neuronas se mueven hacia diferentes partes del cerebro dependiendo de sus funciones asignadas. Un recubrimiento de mielina se forma alrededor de su axón para salvar y mejorar la función de transmitir impulsos eléctricos a las otras neuronas.

La etapa siguiente es la de la plasticidad neuronal, en la que los mensajes son recibidos y enviados rápidamente entre el sistema nervioso central y las neuronas. Durante la etapa final se destruyen las neuronas que menos se usan y se fortalecen las que se utilizan repetidas veces. Así pues, es muy importante interactuar con tu bebé y estimular su desarrollo cerebral con actividades de exploración.