El educador social en las escuelas
La diversidad social y cultural en los centros educativos es cada vez más importante, es por eso que cobran mayor importancia los educadores sociales. Fomentan la educación en valores, integración multicultural, planes de convivencia o programas de mediación para fomentar las relaciones sociales que deben atender a diario los miembros de la comunidad escolar. La figura del educador social representa un importante papel como profesional capacitado para dar respuesta y soluciones a los conflictos y situaciones de riesgo que interfieren en el correcto desarrollo de la actividad formativa en los centros de enseñanza.

Por desgracia cada vez son mayores los problemas sociales y de convivencia, frecuentes en la actualidad en las aulas españolas, algo que no favorece a un ambiente de trabajo adecuado para desarrollar las facultades y competencias de los más pequeños. La tarea de los educadores sociales tiene una importancia destacada al apoyar el funcionamiento general del centro y facilitar el progreso académico de los estudiantes, especialmente en los colegios con altos porcentajes de población inmigrante. Escuelas normalmente ubicadas en zonas de riesgo por sus características económicas y sociales.

La aportación del educador social a los centros es multidisciplinar. Por una parte, tienen competencias para actuar en la prevención y solución de problemas de conducta del alumnado, como el absentismo escolar, violencia o xenofobia. Pero también intervienen a menudo en la resolución y mediación de conflictos sociales que se desarrollen tanto en el entorno académico como en el familiar. Están preparados para elaborar y poner en marcha programas educativos extracurriculares que aporten a los alumnos una formación integral en valores cívicos y morales, algo muy necesario en los tiempos que corren.

Las funciones principales del educador social en los centros son diversas. Control de las situaciones de absentismo, fracaso escolar y violencia. Evaluar los programas de convivencia del centro. Colaborar en proyectos de educación para la salud y el medio ambiente. Desarrollar programas de integración social para los alumnos con problemas familiares. Diseñar propuestas para fomentar las relaciones entre el centro y las familias. Preparación de planes de formación para los padres de alumnos que se encuentren desorientados. Atención individualizada a alumnos con dificultades de adaptación escolar. Acogida y acompañamiento de estudiantes inmigrantes con dinámicas para motivarles a la inserción social.