El mapa genético del bebé
El aspecto físico, la personalidad y la salud del bebé quedan determinados por la herencia genética. Pronto asistiremos a una revolución médica que permitirá diagnosticar inmediatamente el riesgo de padecer enfermedades genéticas. En cuestión de unos años, muchas familias optarán porque sus recién nacidos vayan acompañados del mapa genético.

El doctor Jay Flatley, uno de los expertos mundiales en secuenciamiento del genoma, ha explicado los beneficios que aportará en el tratamiento precoz de las patologías cardiovasculares, la diabetes o el cáncer.

No obstante, queda en el aire la garantía de la privacidad de los datos analizados. Si las compañías aseguradoras accedieran a la información genética sabrían quienes pueden sufrir determinadas enfermedades y así asegurarían sus beneficios. En opinión de Jay Flatley “la mayoría de la gente querrá que se estudie su mapa genético ya que los eventuales beneficios son mucho mayores que los inconvenientes”.

Los pasos a seguir

El mapa genético se constituirá a raíz de una simple extracción de sangre del talón del pequeño. Según las variantes genéticas del bebé esa muestra es analizada para ofrecer datos concretos sobre el riesgo del niño a padecer alguna patología hereditaria.

Los costes

El precio por este tipo de análisis ha experimentado una bajada significativa. Realizar un mapa genético en el 2001 costaba 3.100 millones de euros. Ahora por 114.700 euros puedes solicitar uno.

Las posibles enfermedades

Hay que valorar con atención si existen enfermedades a las que tu pequeño podría estar predispuesto. Algunas de las enfermedades hereditarias son los trastornos visuales, la fibrosis quística, la arterioesclerosis, la hipertensión, el infarto, el asma y la obesidad.

Puede ser de gran ayuda elaborar un árbol genealógico de las dolencias que han afectado a las familias de los progenitores. Pero consulta siempre a tu médico ante las dudas que puedan surgir.