El papel de las hormonas para quedarse embarazada
La función principal de cualquier hormona es llevar mensajes químicos a partir de un tejido u órgano a otro órgano o tejido en el cuerpo. En cuanto a las hormonas sexuales de los ovarios, el mensaje es el responsable de que el ciclo reproductivo funcione de manera correcta. Durante los años reproductivos, los ovarios producen estrógenos y progesterona.

Estas dos son las principales hormonas sexuales femeninas que son controladas por la glándula pituitaria en el cerebro. Esta glándula produce una hormona folículo estimulante que va a través del torrente sanguíneo a los ovarios. Allí madura y comienza a producir estrógenos. En el momento de la ovulación, una hormona luteinizante se secreta también por la glándula pituitaria cuando el estrógeno llega a un cierto nivel. La más avanzada libera un óvulo el cual entra en las trompas de Falopio, y se queda allí disponible para la fertilización.

El estrógeno y la progesterona desempeñan un papel muy importante en la construcción del endometrio (revestimiento del útero), que se prepara cada mes para un posible embarazo. Si el óvulo no es fecundado, la producción de hormonas disminuye. Cuando la progesterona cae por debajo de ciertos niveles, el endometrio termina saliendo al exterior, esto se llama menstruación.

Cuando las mujeres envejecen, todo el proceso que os hemos ido contado se ralentiza y disminuye. Hay menos folículos disponibles y los niveles hormonales comienzan a fluctuar. Cuando esto ocurre se inicia, por lo general, la conocida menopausia.