El virus coxsackie
El frío y la gripe están íntimamente relacionados por lo que, ahora que empieza el buen tiempo, pensamos que los pequeños de la casa están a salvo de enfermedades. No te equivoques, ahora, durante el buen tiempo, también se pueden ver afectados por diferentes enfermedades, como por ejemplo la del virus coxsackie. La mejor temporada para este virus es el verano y el otoño.

El virus se produce durante todo el año en climas tropicales. En áreas más frescas, sin embargo, los brotes ocurren con más frecuencia en verano y principios del otoño. El coxsackie normalmente ataca sólo a los niños más pequeños, aunque nadie está exento de desarrollarlo, incluidos los mayores.

Dos enfermedades comunes de la infancia son causadas por el virus coxsackie: la fiebre aftosa y la herpangina. Estas dos enfermedades no suelen ser nada graves pero, sus síntomas son muy molestos. Los síntomas de la fiebre aftosa varían de niño a niño pero suelen ser:

– Fiebre.
– Pérdida del apetito
– Dolor de garganta
– Malestar general
– Llagas dolorosas en la boca a los pocos días de comenzar la fiebre
– Erupciones o ampollas en las palmas de las manos, las plantas de los pies y las nalgas

La herpangina suele atacar a niños de entre 1 y 4 años y los síntomas son similares a los de la fiebre aftosa, aunque la fiebre suele ser muchos más elevada:

– Rápido inicio de la fiebre alta
– Ampollas dolorosas en la parte posterior de la garganta y el paladar
– Dolor de cabeza
– Pérdida del apetito
– Babeo