Embarazada al volante
Te gusta conducir tu vehículo con frecuencia y ahora que estás embarazada has de poner más cuidado con tu seguridad, porque de ella depende también la salud y el bienestar de tu hijo.

Desde el instante en que te confirman el embarazo es obligatorio que utilices el cinturón de seguridad. Los primeros meses son claves para ti y para tu bebé porque se están formando los órganos genitales y el feto se encuentra en su momento más vulnerable.

Actualmente existe un cinturón de seguridad especial para embarazadas que ha sido testado según las normas de seguridad europeas ECEr16 y posee los certificados correspondientes.

Se trata de un cinturón con un diseño detallado, indicado para mujeres en período de gestación, que mantiene la banda inferior en la posición recomendada, eliminando los riesgos, las distracciones y la incomodidad causados por el cinturón de seguridad estándar.

Te recordamos que el uso del cinturón de seguridad es una cuestión de primer orden. Los expertos en medicina y tráfico aconsejan llevar la banda superior del cinturón entre los senos, y la parte inferior del cinturón de seguridad por debajo del abdomen a altura de las ingles, jamás sobre el vientre.

Como futura mamá debes colocarte con máxima corrección en el asiento del vehículo. El respaldo debe estar lo más recto posible y el reposacabezas ha de tener la parte superior a la altura de la cabeza. Además tendrás que establecer una distancia prudente entre tú y el volante: Mantener al menos 25 centímetros de distancia. Sólo de este modo en caso de accidente tu pequeño retoño y tú estaréis bien protegidos.

Si vas a realizar un viaje de largo recorrido, no olvides que se puede aumentar el riesgo de trombosis al estar sentado mucho tiempo forzando las caderas. La temperatura en el interior del coche es unos grados mayor que fuera, por lo que bebe mucha agua. Si tu vehículo no dispone de aire acondicionado, abre las puertas durante un par de minutos antes de ocupar tu asiento para iniciar la marcha.

A partir del sexto mes evita ser la conductora del coche y pasa a convertirte en la copiloto. Durante esta etapa la libertad de movimientos se limita ya que la “tripita engorda”.