Embarazada con espléndido cabello
El incremento de la producción de estrógenos hace que las embarazadas presuman de un cabello más brillante y sano. Y gracias a las hormonas femeninas la melena presenta un estado de crecimiento.

Especialistas del cabello coinciden en los consejos para un correcto uso de productos concretos: Productos como los tintes están hoy día testados y son inocuos. Los reflejos son todavía más inocuos y seguros porque no penetran en el tallo, sino que se quedan en la superficie. Se puede recurrir a los denominados productos naturales, idóneos para esta circunstancia.

No debes preocuparte sobre los componentes químicos de los tintes. Aunque las sustancias que se liberan durante la aplicación (amoníaco, agua oxigenada), podrían levantar sospechas, no hay riesgo: la cantidad de sustancias inhaladas es mínima.

Otros materiales esenciales en el cuidado de tu cabello serán el champú, los acondicionadores y las mascarillas. Distribuye el champú masajeando ligeramente el cuero cabelludo con la yema de los dedos y enjuágate meticulosamente, con el fin de eliminar cualquier residuo. Para desenredar la melena más cómodamente y reducir la electricidad estática utiliza el acondicionador. La mascarilla está indicada para cabellos dañados o secos, ya que hidrata en profundidad y confiere fuerza y brillo.

El ciclo de vida del cabello

1) Anagen o período de crecimiento. Afecta alrededor del 80% de los cabellos y, normalmente, dura de cinco a siete años.

2) Katagen. Cuando el cabello deja de crecer y se vuelve más fino, porque está a punto de ser eliminado. Afecta al 3% del cabello y dura uno o dos meses.

3) Telogen. Afecta al 17% restante de los cabellos y provoca la caída, que se produce en un período que va de tres a seis meses.

No olvides comprobar de vez en cuando el estado en que se halla tu cabello. Para ello arranca suavemente un pelo de la parte superior de la cabeza y fíjate en su grosor, color, textura y raíz. En función de lo que observes podrás actuar mejor.