Embarazadas con problemas de corazón
Durante el embarazo surgen muchos cambios físicos y psicológicos, que puedan afectar en mayor o menor medida dependiendo de cada mujer. Una mujer sana tolera prácticamente todos esos cambios sin ningún problema, pero en el caso de mujeres que tienen alguna enfermedad o dolencia podría no ser así. En el caso de las mujeres que tienen antecedentes de cardiopatías o problemas de corazón, todos esos cambios pueden provocar descompensaciones en su corazón.

El embarazo puede afectar de diferentes maneras en mujeres enfermas del corazón, y si el riesgo es muy elevado para la madre, los médicos siempre recomiendan interrumpirlo. Si el riesgo es aceptable se hará un exhaustivo seguimiento durante todo el embarazo, el parto y el postparto. En la mayoría de los casos el riesgo suele ser mínimo, así que únicamente en los casos más extremos se recurre al aborto.

Grandes cambios

A medida que van pasando los meses de gestación y que el cuerpo va cambiando, sus efectos pueden poner en peligro la salud de la madre y la del bebé. Las principales complicaciones que surgen son cambios en el volumen sanguíneo, resistencia vascular, coagulación o frecuencia cardíaca. De todas formas, las mayores complicaciones afectan únicamente a un porcentaje de entre el 0,4 y el 2% de las embarazadas, aunque siempre hay que tomar precauciones para no entrar en fase de riesgo grave.

Muy controlada

Sea cual sea el tipo de dolencia cardíaca, hay que llevar un estricto control durante el embarazo, que es diferente en cada mujer, aunque hay varios que son generales. Por ejemplo, se debe prestar especial atención al desarrollo de cualquier síntoma de descompensación, como por ejemplo que aumente la frecuencia respiratoria, que haya sensación de ahogo al estar tumbada, que se hinchen mucho las piernas, que notes mucho cansancio o que tengas tos fuerte con ruidos extraños. Hay que saber reconocer cada síntoma para poder detectar cualquier cosa a tiempo. Por último, es muy importante evitar factores que pueden potenciar esas dolencias, como el alcohol, la cafeína, tabaco o cualquier sustancia tóxica.