Embarazadas y posiciones básicas para ejercicios
Cuando estás embaraza has de practicar ejercicio y una manera cómoda de realizarlo en tu propia casa es conociendo las instrucciones de determinadas posiciones básicas. Te presentamos algunas.

1. Posición ortostática. Denominada también “de pie”. Posición de pie, con la espalda apoyada en una pared. Pies separados unos dos palmos, con los talones alejados los suficiente de la pared, como para poder sentarse resbalando sobre la espalda. Rodillas relajadas. Brazos a los costados, relajados. Hombros caídos, sólo rozando la pared.

2. Posición cuadrupédica (a “cuatro patas”). Pon las rodillas y manos apoyadas en el suelo. Espalda recta y cabeza erguida.

3. Posición “de sastre”. Posición sentada, con la espalda recta y las piernas flexionadas. Plantas de los pies juntas, atrayendo los talones hacia el cuerpo tanto como sea posible y cómodo. Las manos descansan sobre los pies. Favorece la circulación en la pelvis a la vez que relaja los músculos.

4. Posición en decúbito supino. Cuerpo estirado, boca arriba. Espalda apoyada en el suelo. Piernas flexionadas o estiradas (según el tipo de ejercicio).

Ejercicio de piernas. Comienza con la pierna doblada y de frente, elévala a la vez que inspiras. Vete girando lateralmente la pierna doblada, espira en tres tiempos. Vuelva a inspirar y con la pierna doblada regresa al frente. Espira el aire a la vez que vas descendiendo la pierna.

Ejercicio con los brazos. Inspira levantado el brazo izquierdo hacia delante. Espira el aire colocando el brazo perpendicular al cuerpo, a la altura de la cabeza y lo lanzas hacia atrás. Realiza esto mismo con el brazo derecho.

Rectificación de la columna vertebral. En posición sentada, con las rodillas flexionadas y los pies cruzados. Inspira colocando la cabeza y la espalda erguidas. Estira ambas manos hacia atrás, enlazándolas. Mantener así unos segundos. A continuación, lentamente, espira el aire y vuelve a la posición de inicio.