Energía física y mental en las mamas primerizas
Tener un bebé en la casa puede ser muy abrumador. Por primera vez, las mamás primerizas tendrán una mezcla de sentimientos entre los que aparecerán la ansiedad, la depresión y el miedo a lo desconocido. Pero, también estarán presentes la alegría y la felicidad. La falta de sueño, los horarios de alimentación del bebé, los cambios regulares de pañales y los cólicos (si existen) pueden causar una gran frustración.

Las mamás, deben buscar actividades que las mantengan positivas y con un buen estado de ánimo. La energía física y mental es imprescindible. Algo que suele ayudar mucho es dar un paseo todos los días. Debes dejar al bebé con un buen cuidador (padre, abuelos, tíos, etc.) y dar un paseo durante 15 minutos todas las noches. Este paseo te ayudará a despejarte y a reflexionar.

Puedes buscar cualquier excusa: comprar un cartón de leche en la tienda de la esquina te permitirá olvidarte del ajetreo y el bullicio de la casa. Hacer ejercicio todos los días también te ayudará a aumentar las endorfinas (hormonas que te hacen sentirte bien) en tu cuerpo y te permitirá conseguir una estupenda sensación de calma. No te excedas, unos cuantos minutos todos los días serán suficientes.

Hagas lo que hagas, intenta relajarte y no sentirte mal por dejar a tu bebé un rato con otra persona. Está muy bien pedir ayuda a tus seres más queridos. Piensa que la clave en el desarrollo y el crecimiento del bebé está en ti, y si tú no estás bien esto puede traeros problemas a todos. Recuerda que dormir también te ayudará a tener la mente despejada así que intenta dormir bastante. Aprovecha los momentos en los que es pequeño está descansando.