Enseñar a escribir a los niños
Antes de empezar con este divertido aprendizaje debes asegurarte de captar el interés del pequeño por las letras y la escritura en general. Este proceso tiene que ser divertido, o bien su mente tan imaginativa se desviará a lugares desconocidos mientras tú te empeñas en enseñarle. Así que, ¿por qué no hacer que este aprendizaje deje volar su imaginación?

Al comenzar esta tarea tan importante, necesitas mantener tu paciencia al máximo y hacer esfuerzos constantes para ganarte su confianza. Debes ser innovador y captar el interés del pequeño de forma creativa. A medida que el niño comienza a ganar intereses por lo que le estás enseñando, trata de animarle más. Ayúdale a sostener el lápiz.

No le presiones. Compra libros para colorear. Muéstrale imágenes coloridas de frases y letras y convéncele para que imite esas formas en un papel. En las etapas iniciales, mantén siempre el libro delante de él para que pueda observar cómo se realizan las letras. Poco a poco, debes intentar que comience a memorizar. Pídele que escriba sin mirar en el libro, pero asegúrate de que no se apresure.

Dale tiempo para entender. Mantén algunos premios preparados para cuando termine su labor de aprendizaje. Déjale descansar cuando le notes que empieza a estar aburrido. Un comportamiento inquieto puede ser señal de que ya está cansado. Intenta que este proceso se “imponga” como una rutina diaria. Realizar estas actividades todos los días le ayudará un montón en su desarrollo y le permitirá pasar ratos muy agradables contigo. Nunca te sientas frustrado si va más lento de lo que esperabas.