Escuchar y hablar con los niños
“Nunca me escucha” es una queja muy común sobre todo en los niños que comienzan a ser adolescentes. Una buena comunicación ayuda a los niños y a los padres a desarrollar una mayor confianza, aumenta la autoestima y las buenas relaciones con los demás se amplían. Prueba estos consejos:

– Enseña a los niños a escuchar. Utiliza técnicas para que te escuche como tocar suavemente al niño cuando hable y decir su nombre.

– Habla con un tono de voz tranquilo. A veces es casi mejor hablarles en un tono bastante bajo para que sepan que deben hacer el esfuerzo de escuchar a la otra persona.

– Mira al niño a los ojos. Así podrás captar mejor si te entiende o no. Si es necesario agáchate para hablar con él.

– Debéis practicar escuchar-hablar. Podéis hablar todos juntos sobre lo que habéis visto en la televisión escuchando la opinión de cada uno.

– Respeta al niño y utiliza un tono cortés. Habla con él como amigo para que se abra a ti y te cuente sus problemas o sus alegrías.

– Utiliza palabras o frases que le incluyan en la conversación y que te permitan saber si está entendiendo lo que estáis hablando. Puedes utilizar: “cuéntame más”, “¿de veras?”.

– Recuerda que los niños nunca se hacen lo bastante mayores como para dejarles de decir “te quiero”. Es muy importante sentirse amado y que te lo digan. Sorprenderle con una bonita nota donde le pongas que le quieres será un recuerdo que siempre guardará.