Expresar sentimientos mediante juegos
Los niños pequeños no adquieren rápidamente la capacidad de discernir entre el bien y el mal, aunque lo consiguen poco a poco. No son analíticos cuando se trata de enfrentarse a diferentes circunstancias y dificultades que a menudo tienen que tratar. Los pequeños pueden ser víctimas de diferentes situaciones desagradables que pueden producirles algunos traumas. Tienden a ser muy emocionales y asocian ciertas cosas, actividades, personas y lugares, con ciertos sentimientos, sean positivos o negativos.

El problema es que muchas veces no se puede hacer que un niño hable abiertamente sobre sus problemas, ya que la comunicación verbal no es su principal tipo de expresión. Muchas veces, los pequeños prefieren expresarse a través de los juegos. Esta es una excelente situación para ellos en la que pueden expresar lo que sienten sin miedo a nada. Mediante los juegos, logran una sensación de plenitud muy especial.

Durante el proceso de crecimiento, muchos de los problemas de los niños no son entendidos y ayudados por los padres. Esta “brecha en la comunicación” se hace más grande cuando los mayores intentan que los niños se expresen como adultos. Los niños responden mejor cuando hay que realizar actividades. Los juegos, utilizados como terapia son una excelente solución para conseguir la comunicación.

La oportunidad que los juegos les dan de exteriorizar sus sentimientos y necesidades es excelente. Aunque la dinámica de la expresión y los medios de comunicación son diferentes para los niños, las expresiones (miedo, rabia, satisfacción, alegría, frustración, etc.) son similares a las de los adultos. Los niños pueden encontrar serias dificultades para expresar lo que sienten o cómo sus experiencias les han afectado.