Fases del embarazo
Cuando una mujer se queda embarazada, siempre busca todo tipo de información para saber cómo se va a desarrollar su bebé y qué cambios se van a ir dando en los próximos meses. Prácticamente cada día de embarazo sucede algo nuevo, un nuevo avance que hace que tu peque vaya cogiendo forma y se vaya convirtiendo en el bebé que va a ser en el momento de nacer.

Es por eso que es muy importante conocer las fases del embarazo, ya que así tendrás totalmente claro qué cambios habrá en cada momento y si una molestia en concreto es habitual o deberías ir al médico por ser síntoma de que algo no va bien. Se entiende por fases de embarazo los trimestres en los que se divide, así que aquí tienes un pequeño resumen con cada uno de ellos:

Primer trimestre

Comprende desde la última semana de regla hasta la semana 12, y empieza con la fecundación del óvulo y su implantación en el útero. En estos tres primeros meses también se formará el embrión, que comenzará a crecer a pasos agigantados, desarrollando todos sus órganos y tejidos. En cuanto a ti, en este trimestre es cuando comienzas a notar síntomas como náuseas, mareos o cansancio.

Segundo trimestre

Va desde la semana 12 hasta la 28, y en él el embrión se convierte en feto y sigue creciendo y, especialmente, desarrollando y preparando sus sentidos para cuando nazca. Al final de este trimestre ya comenzarás a notar que se mueve, y él también te notará a ti si le hablas o si te tocas la barriga cuando está bien pegadito. Notarás que los síntomas van disminuyendo y que aumentará tu barriga y tu apetito.

Fases del embarazo

Tercer trimestre

Es la última fase del embarazo, la más emocionante para casi todas las madres y que va desde la semana 28 hasta la 40, que es cuando normalmente se suele dar a luz. El bebé ya estará casi listo para nacer, y en este trimestre prácticamente lo único que necesita es que maduren sus pulmones para estar totalmente preparado para nacer. En esta fase se irá posicionando para cuando llegue el momento del parto. En cuanto a ti, tu barriga ya ha crecido mucho y comenzarás a tener molestias al dormir y también dolores de espalda.